a
a
HomeAnálisisAnálisis Slap Village, el western anacrónico

Análisis Slap Village, el western anacrónico

Slap Village es una aventura gráfica de estilo clásico point and click desarrollada por el estudio MonKey Toons y editada por Tizona Interectiva.

La aventura tiene lugar en  un lejano o no tan lejano Oeste Americano y como sus propios creadores señalan, se trata de un Western anacrónico, cargado de recursos, guiños y elementos cómicos. (Gracias término anacrónico por permitir esta rima consonante).

Este concepto de Western anacrónico contextualiza el juego de tal manera,  que lo mismo estamos cabalgando a lomos de un caballo, que nos encontramos hablando con un marciano, usamos una máquina de refrescos, vemos a un bandido consultando su PDA o un Dron que transporta maletas.

Tal y como nos ha indicado Yonchu García CEO de Monkey Toons, el concepto original de Slap Village fue el de convertirse en una serie de animación. Posteriormente,  pensaron que sería más conveniente plasmar la historia a modo de  aventura gráfica  permitiendo  a los usuarios interactuar con el universo cómico, futurista y visual de Slap Village. De esta forma, se han estructurado el juego en 5 actos a modo de película de cine clásico; con sus cortinillas, su música y tipografía tan característica.

La aventura está protagonizada por Lurditas. Dato que nos gustaría enfatizar ya que no es un hecho muy recurrente que el personaje principal de un videojuego sea una chica. Como estábamos indicando, nuestra protagonista se llama Lurditas una chica joven, de pueblo, esbelta, muy  alta y con unos grandísimos pies. El leitmotiv de la historia se basa en el abandono de su Golden Onion natal para ir a visitar y estar una temporada con su abuela en la ciudad de Slap Village.

Slap Village pantalla

Bajo esta premisa comienza la aventura, sin más motivos ni dilación. El juego no comienza con una introducción que sirva para contextualizar o explicar, el mundo,  la historia o los personajes de Slap Village. A pesar de esta ausencia de una introducción al uso, en la primera escena del juego (que se desarrolla dentro de la habitación de Lurditas) comprendemos perfectamente la psicología de nuestra protagonista a través un brillante recurso narrativo. Gracias a los distintos objetos que localizamos en la habitación (estantería, baúl), y sin apenas necesidad de diálogo, el jugador puede componer la personalidad de Lurditas; una persona familiar, interesada e instruida en conocimientos científicos, nostálgica y con un gran sentido de la amistad (guarda algo tan poco común como un ladrillo que le regaló una amiga ya que posee un gran valor sentimental).

A lo largo de la aventura nos encontraremos infinidad de guiños y referencias, a películas, personajes, series de dibujos.

A lo largo de la aventura nos encontraremos infinidad de guiños y referencias, a películas, personajes, series de dibujos, el mundo del motor  y demás gustos de Yonchu García (la mente creadora detrás de Slap Village).  De esta forma, hemos localizado dos referencias a la figura de Alfred Hitchcock. Una de ellas, es que, igual que al director británico le gustaba aparecer en sus películas, Yonchu ha querido dejar su huella para la posteridad dentro del universo Slap Village. Si eres observador verás el nombre de éste en la gorra del piloto favorito del Lurditas que encontramos en su habitación. La segunda referencia al cineasta la localizamos en un punto más avanzado de la historia, esta vez en forma de un recurso narrativo muy usado en las películas de Hitchcock, el MacGuffin (por favor, no confundir con ningún postre calórico servido en una cadena de hamburguesas norteamericana).

Una vez comienza la aventura nuestro primer desafío será encontrar la manera de llegar a tiempo para no perder el tren que tiene que llevarnos de nuestro rancho en Golden Onion a la ciudad de Slap Village. Realizando una serie de acciones lograremos ponernos a lomos de “Campeón” un pura sangre, rápido, descomunal y ganador de varios campeonatos de carreras.  En este momento se desbloquea el primero de los minijuegos que tenemos que superar y que rompen  la linealidad narrativa de la aventura gráfica. Una vez superado este reto tendrá lugar el segundo acto de la historia denominado “Mata Hari Koyac”.

Como su propio título indica, en este segundo acto, deberemos realizar una serie de acciones de infiltración y espionaje que permita “colarnos” durante unos minutos en el departamento privado del tren. Ahí  escucharemos una información confidencial sobre una compañía privada y su plan para desarrollar un generador eléctrico.

De esta manera encontramos el MacGuffin anteriormente mencionado. La trama de la conspiración de la compañía eléctrica, es un recurso de suspense que hace que la historia, la narración y los personajes avancen pero ésta no tiene ningún tipo de relevancia en la trama principal. El MacGuffin de la compañía eléctrica, el generador que están desarrollando y su modus operandi a base del maltrato a ratones, sirve para mostrar una queja y denuncia social de las clases altas, las cuales sólo se interesan en sus beneficios y la revalorización de sus acciones sin tener ningún tipo de prejuicio, preocupación o concienciación por la naturaleza y el medioambiente.

Slap Village pantalla

Con el conocimiento de esta información sobre la compañía eléctrica, finaliza nuestro trayecto en tren y llegamos a la ciudad de Slap Village. A partir de este punto, la linealidad de la aventura se disgrega y nos encontramos ante un mapa con distintas localizaciones y escenarios en el cual podemos movernos libremente. Según vayamos realizando las acciones convenientes podemos desbloquear nuevas interacciones con los personajes que nos permita continuar en nuestra aventura.

Poco a poco la historia se va cargando de misterios, sorpresas y sucesos que provocan carcajadas aseguradas.  A partir de este tercer acto “Bofetada Abuelil” y en los dos posteriores “De ratones y pies” y “Legados Ancestrales”, nos dedicamos a investigar el paradero desconocido de nuestra abuela, que ha desaparecido en condiciones muy enigmáticas.

Influencias de grandes aventuras clásicas como “Monkey Island” y “Day of the tentacle” y el disparatado humor patrio de Ibañez y Bruguera.

Bajo influencias de grandes aventuras clásicas como “Monkey Island”  y “Day of the tentacle” y el disparatado humor patrio de Ibañez y Bruguera,  en Slap Village nos encontramos ante una divertida aventura, donde interactuaremos con personajes tan entrañables y surrealistas como unos indios que están rodando la película “Pocatontas”, unos marcianos, viejas glorias del surf o un grupo de música eclesiástica conocidos como los “Hallelujazz”.

Con respecto al apartado musical, nos ha resultado muy acorde tanto a nivel de melodías como de efectos sonoros. El juego está traducido y doblado en varios idiomas. Además destacar que al igual que las películas y series de animación, cuenta con un tema musical propio llamado “¡Chavala, la que has liado!”compuesto para la ocasión y que podemos oir mientras aparecen los títulos finales de crédito.

El final abierto con el que concluye la historia, nos deja con deseo de conocer más, de saber y comprender realmente qué fenómenos paranormales están tiendo lugar en Slap Village. Confiemos que el equipo de Monkey Toons reciba feedback positivo de este primer capítulo y consideren conveniente desarrollar la segunda parte.

En nuestra opinión nos ha resultado un juego muy divertido, con una historia y una dificultad no excesivamente compleja, llena de momentos surrealistas que provocan risas garantizadas.

Como aspecto negativo se puede indicar su duración y como hemos mencionado su poca dificultad. Hecho que provoca que no es necesario ser un jugador experimentado en aventuras gráficas para poder completar el juego en unas 4 o 5 horas.

Sin comentarios

Deja un comentario